La importancia de Diego Godín


De todos es conocido la importancia de Diego Godín tanto para el Atlético de Madrid como para la Selección Uruguaya. Seguridad, jerarquia y capacidad goleadora son algunas señas del central uruguayo.

Todas esas cualidades que atesora el '2' rojiblanco lo hacen indispensable tanto para Simeone en el cuadro rojiblanco, y para Tabarez en la Selección celeste, llegando al punto de que Diego Godín es el jugador con más minutos en los últimos dos años en las grandes ligas europeas, con 11.345 minutos disputados, repartidos en 126 encuentros, donde en todos fue titular. Impresionante.

Sus 126 encuentros se concentran en 68 de La Liga española, 19 en la Champions League, 8 en la Copa del Rey, 4 en la Supercopa de España, 10 en amistosos internacionales, 6 en encuentros clasificatorios para el Mundial, 4 en la Copa Confederaciones, 4 en el Mundial de Brasil, 3 en la Copa América, 4 en la Copa Confederaciones y 3 en la Copa América disputada en Chile.

Datos que demuestran que el tercer capitán colchonero y primero en Uruguay es un auténtico líder en el equipo, indispensable para sus técnicos e ídolo para la afición.

Datos: ESPN

1 comentarios:

JOSE I. FERNÁNDEZ

2 de agosto de 2015, 20:41  

Hola Ángel:

Sin duda es un auténtico líder, dentro y fuera del campo, y su continuidad en el Atleti junto a la de hombres como Gabi, Koke o Juanfran es la que permitirá a este Atleti del Cholo mantener su esencia y su carácter ganador.

Aprovecho para comentarte que he escrito la biografía autorizada de Diego Godín. En este post hablo de ella: http://ungrandesinmemoria.blogspot.com.es/2015/06/el-libro-de-diego-godin-coraje-corazon.html

Ha salido en Uruguay hace dos meses, y a España llegará a mediados de septiembre. El propio Tabárez me comentaba en una entrevista para el libro que de Diego no les preocupaba el rendimiento que daba cuando iban a verle (porque ya sabían que es muy regular), sino los muchísimos partidos que jugaba, lo que luego podía pagarse en cuanto a cansancio.

Un abrazo y grande Godín!